Biomecánica

¿Son los datos fiables en biomecánica? Artículo de opinión.

Los datos arrojados por nuestros laboratorios buscan el análisis de la actividad humana normal. Trayectorias, fuerza, velocidad, … La naturaleza de los datos mensurables reflejan el estado psicológico de la cotidianeidad. Es decir, el aprendizaje de gestos rutinarios, como la deambulación, tiene lugar durante la infancia y se ajustan en el día a día. Sin embargo, las exigencias del análisis biomecánico conllevan una inevitable situación in vitro sujeta a cambios. Por tanto, la validez de sus resultados debe ser cuestionada.

Por un lado, la variabilidad neuromuscular es limitada. Esta aumenta en condiciones de aprendizaje, dolor y fatiga. En condición relajada y ausencia de novedades sensoriales, en cierta medida, la reproducción de los gestos debería aproximarse a la realidad. Pero, en ocasiones, factores psicológicos pueden alterar la recreación del movimiento. Probablemente, y esto sólo es una opinión, sentimientos como la necesidad de apariencia, el perfeccionismo o el miedo al fracaso pueden perturbar la naturaleza del movimiento. En tal caso, el manejo del estado psicológico durante la exploración es una habilidad exigible al profesional de la biomecánica.

La variabilidad neuromuscular es limitada, lo que facilita la obtención de datos realistas.

Zazo SM

Por otro lado, los datos pueden no presentar relación con el mecanismo lesional en caso de no lograr su reproducción. Factores contextuales como el tipo de terreno o su pendiente; así como factores internos como la velocidad de marcha o la fatiga modifican los resultados obtenidos. En ocasiones, no es viable la recreación de la situación lesiva, por lo que caemos en manos de la sospecha predictiva. Mediante ella, intuimos una asociación función-contexto relacionada con la sintomatología.

En vista de lo anterior, y puesto que conocemos las situaciones desfavorables para cada estructura, el diagnóstico previo al análisis cobra importancia. El diagnóstico tisular puede ser guía en nuestra evaluación, permitiendo la reproducción directa de los mecanismos de estrés. En tal caso, la prueba de estrategias terapéuticas como ortesis o correcciones posturales se vuelve viable mediante ensayo-error.

En ausencia de diagnóstico, el control de las variables relacionadas con los síntomas es crucial. Entre estas variables incluimos el tiempo de actividad, el nivel de fatiga, el tipo de calzado, la velocidad asociada del movimiento, etc. Por ello, el interrogatorio y la reproducción del mecanismo lesional son prioritarios. De esta manera, la parte intuitiva del razonamiento clínico se reduce, aunque nunca se elimina.

En suma, la biomecánica es una ciencia precisa que lidia con parámetros variables. La inspección del contexto y situación personal del paciente nos acerca al interés y realismo de los datos. Comprendemos como datos realistas los semejantes a los que obtendríamos de un análisis ficticio en la vida cotidiana. Por otro lado, comprendemos como datos de interés los que aportan información útil para el razonamiento clínico.

Espero que este texto, algo diferente, te ayude a tomar mejores decisiones clínicas. Nos vemos en próximos artículos.

Sergio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *